Síguenos en Instagram y Twitter como @Convalores

  • Home
  • Documentos
  • ¡Cuidado!: a partir delos 18 años puedes sufrir un infarto

¡Cuidado!: a partir delos 18 años puedes sufrir un infarto

El consumo de drogas ilícitas, esteroides anabolizantes y pastillas anticonceptivas puede aumentar el riesgo de sufrir un Síndrome Coronario Agudo (SCA) en jóvenes a partir de los 18 años. Si a esto se le suman otros factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular como mala alimentación, sedentarismo, diabetes, hipertensión, tabaquismo, colesterol y triglicéridos elevados, el peligro de padecer un evento cardíaco es aún mayor. Es decir, que hoy en día el infarto del miocardio y la angina inestable dejaron de ser patologías exclusivas del adulto mayor, ya que pueden comenzar a manifestarse en la juventud.

Según explica la médico internista y cardióloga de la Sociedad Venezolana de Cardiología, Dra. Norka Antepara Amador, la cocaína es una de las drogas ilícitas que más se relaciona con patologías cardiovasculares, por ello es muy común que jóvenes adictos presenten un infarto del miocardio. “Esta sustancia es capaz de provocar espasmos en las arterias coronarias que impiden el flujo de sangre desencadenando el evento cardíaco. Luego, el espasmo desaparece y la arteria vuelve a su diámetro normal pero el daño en el músculo cardíaco es irreversible”. 

Otro hábito muy dañino para el corazón es la ingesta de productos que contienen esteroides anabolizantes para aumentar la musculatura y el rendimiento físico. “Los muchachos que entrenan, principalmente para competencias, quieren realizar ejercicio durante numerosas horas y para lograrlo recurren a estas sustancias que alteran al Sistema Nervioso Simpático encargado, entre otras múltiples funciones, de controlar la frecuencia cardíaca y la presión arterial. El joven logra su objetivo de entrenamiento intensivo, pero pone su salud cardiovascular en altísimo riesgo”.

Lo mismo ocurre con las pastillas anticonceptivas, que aunque previenen los embarazos no deseados, favorecen la trombosis, es decir, la formación de  coágulos en el interior de los vasos sanguíneos que pueden provocar un SCA y obstrucciones venosas. Además, tienen efecto sobre los lípidos en la sangre, aumentando los niveles de colesterol y triglicéridos, así como de tensión arterial.

Esta situación empeora en fumadoras. De acuerdo con la Fundación Española del Corazón (FEC), el tabaco multiplica la probabilidad de trombosis arteriales y venosas en féminas que utilizan anticonceptivos hormonales. Las estadísticas señalan que una mujer que fuma tiene seis veces más riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular y en el hombre el riesgo es la mitad. “Las posibilidades de padecer una enfermedad de corazón es proporcional a la cantidad de cigarrillos fumados al día y al número de años en los que se mantiene la adicción”.

Prevención
Si alguno de los factores predisponentes o conductas riesgosas antes mencionados está presente en la juventud, es importante tomar los correctivos necesarios y tomar aspirina cuando el médico lo indique. De esta forma, se evita a futuro el evento cardíaco y otras complicaciones. En el caso de que el SCA haya ocurrido, se recomienda la prescripción de la terapia dual de antiagregación plaquetaria, compuesta por la molécula ticagrelor y aspirina, la cual ha demostrado que reduce la mortalidad y morbilidad cardiovascular, así como las complicaciones por insuficiencia cardíaca.

“La metabolización de ticagrelor es inmediata, por lo que su acción es más rápida y no tiene efectos adversos serios. Este tratamiento debe ir acompañado de cambios en el estilo de vida. Evitar el sedentarismo, pero tampoco ejercitarse en extremo. De hecho, los lineamientos internacionales recomiendan realizar 150 minutos semanales como parte de la prevención cardiovascular. En el caso de deportistas, el entrenamiento debe ir acompañado de chequeo médico permanente. Tener una dieta balanceada, evitar el tabaquismo, y en caso de diabetes, hipertensión, colesterol y triglicéridos elevados consultar al médico y al nutricionista, para recibir la terapia adecuada”. Si existen adicciones a drogas ilegales, es recomendable acudir a una institución especializada que ayude al paciente.